Los que me conocen un poco sabrán que tmb estudio la carrera de chef master en las mañanas, y entre los múltiples conocimientos que implica ser o aspirar a ser uno esta la parte del chef patissier, que abarca todo lo relacionado con postres, por lo que en este momento puedo hacer uno que otro pastel con una calidad razonable, pero nunca me había enfrentado a un reto como el que tuve que enfrentar la semana pasada.

El día de ayer a las 3 p.m. se llevo a cabo la presentación del niño Ángel Gael a sus tiernos 3 años de edad, por lo cual, por medio de mi papá se me pidió que elaborara un pastel de 12 kgs. para la fiesta que se llevaría a cabo con bombo y platino en un salón de la colonia Lazaro Cárdenas, en el sur (creó) de la ciudad de Santiago d’ Quéretaro.

La elaboración fue toda una odisea matemática, administrativa y culinaria. Siendo este mi primer pastel de esta magnitud, no tenia noción de los precios o la infraestructura necesaria, por lo cual, desde principios de la semana pasada, recorrí en varias ocasiones locales de diferentes proveedores de materias primas e infraestructura, ya que si bien sabia manejar los elementos me hacia falta mucho del valor agregado que un producto de esta magnitud conlleva. Pero aun mas, el reto lo presento el ser para un amigo de la familia, donde no solo toda la familia del matrimonio comería del pastel, sino que el precio debía de ser “económico”, a tal grado que viendo la amistad le pregunte “¿Cuanto quieres gastar?”, el precio en mi ignorancia presupuestal me pareció bien, pero aun vez consultados los proveedores me encontré con la tarea de encontrar la mejor materia prima al menor precio, no por obtener ganancia, sino por hacerlo de la mayor calidad posible.

Dentro del valor agregado que tuve que contemplar fue una stand mixer de 400 w. que ahora es uno de mis pequeños juguetes n_n, aparte del molde que yo mismo tuve que modificar (jejeje…) para aprovechar al 100% el reducido espacio que representa un horno casero, ya que con la mentalidad bien puesta de “a mi, nada se me atora”, puse manos a la obra al ver que el tamaño superaba mis capacidades de producción.

El pastel conllevo al rededor de 12 horas de trabajo continuo mas un numero no estimado de horas de preparación, incluso elabore un pastel de prueba el miércoles de la semana pasada de un peso de 1.3 kgs (el cual como, pasa con todos mis pasteles, apenas alcance a probar ya que simplemente “vuelan” y solo queda la base vacía n_n), a partir del cual pude sacar cálculos, dejándome un presupuesto sumamente ajustado pero entregando un producto de alta calidad.

De esta forma, que mas puedo decir, me siento feliz…

 

pastel1.jpg

Mil gracias a mi fami y a mi hermosa novia por la ayuda que me brindaron

Anuncios